Blogia
MACC

Autoridad que no poder

Philip Petit, es un politólogo irlandés que ha escrito un libro “Republicanismo” editado en nuestro país por Paidós. Su pensamiento influye en tanta gente y de tan variados estados sociales, como en nuestro presidente Zapatero. Hace unos días una entrevista en la Vanguardia del periodista Lluis Amiget, me llegaba al corazón, paso a exponeros unos brevísimos extractos sobre su pensamiento

Sobre nuestro país:
“España se enfrenta, como todas las democracias, al intento de los poderes económicos no democráticos de vaciarla de contenido para ejercer la dominación de los ciudadanos en su propio beneficio…”
Esto es una:
“dictadura electoral.”
Evitemos que:
“…El poder político sólo responda en las urnas cada cuatro años.”. Y siendo autoritario: “…Ya nadie defiende abiertamente el autoritarismo fascista o comunista, así que los poderes económicos intentan convertirla para su beneficio en un artificio electoral cada cuatro años”.
Democracia es lo que nos hacen creer:
“…Entre elecciones, los lobbies determinan la agenda del gobierno y tratan a los políticos como empelados sometidos a la necesidad de obtener dinero para controlar los medios y poder volver a ganar las siguientes elecciones.
La solución pasa por:
“Movilización permanente de los ciudadanos como administrados y miembros de colectivos diversos de padres, de trabajadores, de mujeres, de todo aquello que los identifica para fiscalizar cada día la gestión que de sus intereses hace el gobierno... “,”…Yo lo llamo republicanismo. Tal vez en español, para evitar otras connotaciones, podríamos llamarlo también civilismo. El republicanismo fue una avance frente a la monarquía absoluta, pero su fin último era evitar que ningún tirano o grupo de intereses o clase se impusiera a los demás: los dominara. El republicanismo busca realizar la libertad del ciudadano entendida como no dominación: nadie, por rico o poderoso que sea, debe dominar a nadie en la República.”.
El NO dominio se logra:
“Con un conjunto de instituciones que se controlen unas a otras y hagan posible la democracia real, que no consiste sólo en cambiar de tirano cada cuatro años“. “Con permiso de Polibio, el republicanismo trata de evitar que la democracia sea un barco sin rumbo gobernado por los vientos de la opinión pública azuzada por los medios controlados, a su vez, por los poderosos... “, “…es necesaria la continua división de poderes y contrapoderes más allá de los votos: necesitamos un contrapoder siempre en guardia que dé la réplica exacta a la gestión gubernamental. Que los ciudadanos ejerzan ese contrapoder es tan importante como las elecciones”. “El buen gobierno debe hacerla posible y financiar y promover esas asociaciones ciudadanas que le van a contestar. Debe incentivar y asumir las críticas y hacerlas propias”. “Debemos ir más allá del juego partidista para involucrar directamente al ciudadano por sus intereses más allá de sus votos para impedir la dominación de los lobbies”. “El gobierno debe armar al débil y desarmar al poderoso”. “El republicanismo o civilismo debe garantizar el acceso a la justicia sin que dependa del abogado que te puedes pagar; a la sanidad, a la educación también superior, seguros sociales, pensiones: un Estado de bienestar eficaz. Eso es dar poder a quien no tiene”. “Hoy el gran poderoso sin contrapoder son las multinacionales, y nuestra arma para desarmarlas son los impuestos. Sería arma suficiente si no existieran paraísos fiscales: ¿se ha fijado en que no hay ningún intento serio internacional de poner coto a esos paraísos?…”, “…Sin la cooperación de EE.UU. no hay posibilidad de acabar con esos paraísos fiscales, y el gobierno de EE.UU., como le he explicado, está en manos de corporaciones que son las grandes evasoras de impuestos”.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres